The Internet With A Human Face

Versión en texto de una charla sobre Internet y marketing digital, que concuerda con varios puntos que he comentado en posts pasados. Vale la pena.

The Dig has been Dug!

Ernest Cline, autor de Ready Player One (el mejor libro geek que he leído en mi vida), cuenta cómo vio la excavación para encontrar los juegos perdidos de Atari

Los problemas de las redes sociales

A veces es importante dar un paso atrás y evaluar de manera objetiva las cosas, sin dejarnos llevar por fanatismos (o intereses). Y hoy quiero revisar de manera objetiva los que considero que son graves problemas de fondo en la teoría de que el marketing ahora es social.

1. Empecemos con lo más básico: Muchas de las empresas más exitosas del mundo lo son sin las redes sociales. Sí, hay que admitirlo, no son requisito obligatorio aunque te lo diga tu consultor de social media experto con cero sesgo mientras usa sus productos de Apple (que no tiene presencia propia en redes sociales) y su ropa hipster (de marcas que tampoco la tienen).

2. Nadie quiere interactuar socialmente con todas las personas que conoce. Es realmente incómodo. Pero Facebook, Twitter y similares buscarán que tengas a todos tus conocidos en un mismo lugar, lo que finalmente desencadenará en que ya no tengas libertad de decir lo que quieres. Claro, ellos dirán que debes crear grupos y listas y controles de acceso, pero la verdad es que nadie quiere hacer eso ni tiene el tiempo. Uno termina frecuentando redes sociales menos populares donde sí existe algún tipo de relación de interés con las otras personas e interacciones valiosas… hasta que esta red (gracias a ti y tus amigos) se vuelve famosa, crece y usa su fama para que todo el mundo sea miembro. 20 Goto 10.

3. Desde el punto de vista de los usuarios de la red social, lo comentado en el punto anterior ocasiona que cada vez vean menos contenido valioso en su “stream” de información y por lo tanto lo revisen con menos frecuencia. Algunas redes, como Facebook, tratan de usar algoritmos para definir qué es lo más importante o interesante para sus usuarios; otras, como Twitter, simplemente te muestran todo y cada usuario ya verá cómo hace para encontrar lo importante. Pero ningún sistema funciona muy bien, por lo que la red va perdiendo relevancia a medida que crece en cantidad de usuarios… Que lamentablemente es la única métrica en la que se fijan los inversionistas pues siguen pensando en el modelo clásico de “broadcast” en el que más audiencia es mejor.

4. La analítica de redes sociales no cumple lo que promete. No entrega resultados claros ni fácilmente accionables. Pero lo peor es que los usuarios no van a seguir el juego, ellos encontrarán maneras de sacarle la vuelta al sistema y malograr todas tus métricas. Hace ya tiempo que los adolescentes saben que si mencionan una marca en sus posts tendrán más llegada y lo hacen sin realmente importarle la marca, le sacan la vuelta al algoritmo. Hablan en código porque saben que están siendo monitoreados (por sus padres, amigos que no son de su grupo y también por las empresas). El contexto de lo que quieren decir realmente no lo puede determinar una computadora.

5. Incluso si los resultados fueran fiables, las empresas no disponen de las herramientas necesarias para aprovecharlos realmente. Los que realmente ganan con esto son las mismas redes sociales, que sí tienen sistemas de millones de dólares desarrollados por miles de geeks para sacarle provecho a la data. Y lo más importante, tienen forma de seguir a sus usuarios por otras partes de la red, obteniendo una figura mucho más completa que la que le entregan a las empresas. Finalmente, tus clientes o tu audiencia están brindando información valiosa a las redes sociales para que ellos le vendan algo, no tú.

Esta semana tuve una comunicación con un ejecutivo de un gran medio tradicional que estaba emocionado por poder poner su contenido en redes sociales y YouTube. Parece que no tiene claro que esas empresas en las que quiere depositar sus activos tienen como meta que sus clientes dejen de invertir en publicidad en medios masivos para direccionarla hacia ellos mismos. ¡Son su competencia directa! Y tiene mucho menos claro que la valiosa información que le han dicho que va a recibir no son más que las migajas del banquete, pues ahora serán las redes sociales las que sacarán provecho a la información de su audiencia.

Rebelión contra las máquinas

El marketing digital se basa, entre otras cosas, en la hipótesis de que mientras más nos conozcan (mejor registro tengan de nuestros hábitos y gustos) podrán ser más personalizados los avisos… lo que en teoría debe llevar a más compras.

Dejando de lado temas importantes como los del Filter Bubble, asumamos que vivimos en un futuro perfecto y que estas empresas realmente pueden llegar a conocernos de tal modo que mientras manejamos a casa un martes por la noche nos pueden ir pidiendo la pizza que saben que queremos. ¿Qué puede salir mal en un escenario tan perfecto?

Pues bien, yo postulo que las empresas que apuestan por esta estrategia no están tomando en cuenta la naturaleza básica del ser humano y su irracionalidad comprobada. En concreto, no nos gusta que nos digan qué hacer.

Si este escenario algún día llega realmente a darse yo creo que las empresas de marketing digital se irán a la quiebra pues nosotros haremos exactamente lo opuesto a lo que nos sugieren, solo por darle la compra a las máquinas y los algoritmos.

Tal vez les conviene mantener el estado actual de las cosas, donde el marketing personalizado es una promesa por la que pueden cobrar y ganar dinero… pero no llega realmente a ser perfecto. 

Oportunidad para desarrolladores

A veces se me ocurren ideas que parecen decentemente buenas y que sé que no podré desarrollar personalmente, por lo que he decidido compartirlas para que algunos de mis lectores las revisen y vean si les sirven.

Todos saben que la industria de la construcción sigue creciendo en el país y es buen negocio ser proveedor de constructoras de edificios. La mayoría de campos están súper reñidos pero existe un aspecto tecnológico que sigue abandonado: Automatización del hogar. Claro, existen soluciones de domótica industrial que pemiten tener un edificio “inteligente” (al menos más inteligente que el edificio promedio) por unos cuantos cientos de miles de dólares. Pero yo me refiero a soluciones para consumidores, algo que las personas que compran un nuevo departamento puedan adquirir… realmente algo que las constructoras puedan ofrecer como valor agregado sin duplicar el costo de sus edificios.

Es aquí donde entra HomeOS, el Sistema Operativo para el Hogar.

Si bien está en fase experimental, las cosas están listas para que algún grupo de emprendedores developers armen un paquete que permita automatizar las funciones básicas de una casa (luces, ventilación, sonido) e incluso algunas marcianadas con un Kinect o dos. Y todo por un costo similar al de un juego de muebles de sala-comedor.

¿Quién quiere ser millonario? =)

Buscando el Flow

Algunos lectores muy cercanos ya lo saben pero lo cuento: Desde marzo paso a formar parte del equipo de Microsoft Perú y estoy muy, pero muy contento. Por varias razones.

No es todos los días que a uno le dan la oportunidad de trabajar en una de las empresas que han sido parte del core de la revolución digital y tecnológica de los últimos 30 años. Y una de las más exitosas de ese ese selecto grupo. Tan exitosa que en una época estaba de moda decir que eran un imperio malvado y que Bill Gates era un borg… pero luego Bill se puso a curar las enfermedades del mundo y hasta los más hipsters tuvieron que admitir que al parecer era un buen tipo y muy inteligente. ¡Grande Bill!

Otro de los motivos es que me toca vivir la gran transformación a Devices and Services, el mejor momento de la empresa en mucho tiempo. Además hay un nuevo CEO, el tercero desde la fundación de la empresa, conocido por ser el hombre del Cloud en Microsoft pero que realmente la conoce de arriba a abajo.

Pero lo que me tiene más emocionado es la gente. Conozco por años a muchas personas en Microsoft y en estos últimos días he podido reunirme con otras más y hay una constante: Todos son extraordinariamente buenos profesionales y muy inteligentes. En peruano, todos en Microsoft son unos capos. El nivel es altísimo. Y es ese nivel el que me tiene emocinado porque va a permitir que yo saque lo mejor de mi mismo.

En la teoría de motivación se estudian los conceptos de Gamification y queda muy claro que los seres humanos funionamos al máximo de nuestro potencial cuando nuestras habilidades son retadas al máximo. Todos saben que un equipo de fútbol juega mejor mientras más hábil sea el oponente. El balance skill vs challenge es el motor que nos mueve a todos.

Microsoft me ofrece la oportunidad de moverme siempre en el segmento conocido como Flow, rodeado de gente espectacular y haciendo cosas que importan.

Dos historias de diseño

La primera es de hardware y presenta a Carl Ledbetter, el diseñador del Xbox One.

La segunda es de diseño web, las tendencias para el 2014

Trabajando con Partners

He pasado casi toda mi vida profesional en corporaciones y siempre trabajando de la mano con partners de tecnología. Directamente en muchos casos, indirectamente en otros, pero siempre en contacto.

Al ser los partners y distribuidores un componente vital de cualquier estrategia de mercado uno diría que todas las empresas que se respetan dominan el tema. No es así. Es increíble ver como muchas empresas grandes siguen pensando que la relación con los partners no es de socios, sino más bien vertical y de un sólo lado.

Creo que existen cuatro puntos fundamentales a recordar para que una relación con partners sea exitosa:

1. Recordar que los partners son nuestro brazo comercial extendido y son socios de trabajo, muchas veces cubriendo deficiencias en skills que no se pueden mantener localmente.

2. Los partners son empresas que buscan ganar dinero, por lo que nuestra estrategia de canales debe considerar rentabilidad. Si un socio de negocios no gana por lo mismo que nosotros, no esperemos que persiga los mismos objetivos. Si queremos que vendan licencias deben ganar por licencias, no por servicios. Si necesitamos que vendan servicios estos deben ser rentables, de otra manera venderán cajas.

3. Las reglas de juego deben estar claras y los territorios definidos. Las políticas se deben cumplir sin excepciones. Una vez que se pierde la confianza, como en toda relación, ya nada es igual.

4. Debe ser fácil para un partner hacer negocios con mi empresa. Podemos tener los mejores productos pero si cada vez que se venden es necesario pasar por papeleos, contratos, demoras y dolores de cabeza, no esperamos que vendan muy seguido.

Son cosas básicas, sencillas, pero que no se cumplen siempre. Yo he tenido la suerte de trabajar en empresas que saben mantener buenas y rentables relaciones con sus socios de negocios. Pero siempre vale la pena recordar temas básicos.

NASA + Kinect + Oculus Rift = Epic

El dispositivo más móvil de todos

No es una tablet ni un celular. Es un automóvil. Y será el campo de batalla de los gigantes de tecnología en los próximos años.

Los automóviles siempre han tenido tecnología, pero normalmente hablamos de ingeniería mecánica cuando pensamos en tecnología automotriz. Por supuesto que la electrónica está presente hace años, pero pese a que un Mercedes Benz posee más computadoras que un avión, la electrónica no figuraba en un rol principal sino que funcionaba casi de manera incógnita haciendo que el auto responda de forma increíble pero sin tener un papel protagónico.

Hasta ahora. Y es que algunas marcas han decidido que posicionarse como plataforma tecnológica es lo que quieren hacer. Audi, por ejemplo. Y hace años. ¿Recuerdan “I, Robot”?

Audi nunca ha dejado de posicionarse como el auto que más tecnología tiene. Obviamente luego siguió con Iron Man y el año pasado con el genial comercial con Leonard Nimoy y Zachary Quinto.

No son los únicos. Ford tiene una alianza con Microsoft hace años y todo el sistema Sync usa su tecnología. Sin embargo hoy es la primera vez que una marca de automóviles tiene un Keynote principal en CES de Las Vegas. Y hoy todos hablan de cómo el nuevo Audi usa procesadores de NVIDIA y otras características técnicas que antes solo se escuchaban relacionadas a computadoras y portátiles.

El futuro se pone interesante…