Extrañé viajar pero no extrañé para nada los aeropuertos…