¿Y si nuestro universo no sólo es una simulación sino que es además un sistema que aprende y evoluciona de manera contínua?