La misma ley del universo que regula el que el USB esté del lado correcto solo al darle dos veces la vuelta regula también que al abrir una caja de pastillas se haga siempre por el lado del prospecto