El tío que diseñó la casa que está al lado de la Casa Batlló, y que la verdad está muy bonita, debe haber vivido en frustración de que nadie le de pelota