No importa en qué país del mundo vivas, las abuelas guardarán las agujas e hilos para coser en estas latas de galletas