Cuando compré mi primer coche hace unos 20 años tuve la suerte de toparme con un vendedor honesto que, a diferencia de otros con los que hablé, me recomendó cómo ahorrar dinero en lugar cómo de gastar más.

En estos 20 años no solo le compré nuevamente a él cuando renovaba coche, sino que fue a él también a quien le vendí los coches usados que yo iba a dejar, sabiendo que él luego los vendería a mejor precio ganando algo pero con contactos y tiempo que yo no tenía.

No sabría calcular cuánto dinero ha ganado conmigo en todo este tiempo, pero estoy seguro que es mucho más que los USD 1000 ó 1500 que los otros vendedores me querían sacar en accesorios en esa primera compra.