No importa de qué lado de la discusión sobre la monarquía estén, nadie podrá negar que la más perfecta definición de lo que es ser un monarca ha sido Elizabeth II