Es momento de empezar con una nueva serie: We Are Legion (We Are Bob) (Bobiverse) (Volume 1) por Dennis E. Taylor ūüďö

Estoy leyendo: Broken Homes por Ben Aaronovitch ūüďö porque, a veces, lo mejor es seguir con la serie de libros que te ha gustado antes de buscar otros nuevos…

Hace dos a√Īos, rock ‚Äėn roll royalty

Extra√Ī√© viajar pero no extra√Ī√© para nada los aeropuertos‚Ķ

De regreso a lo b√°sico

Uno se siente mal cuando trata de encontrarle algo positivo a la situaci√≥n de pandemia global que estamos viviendo. Con tantas personas sufriendo en el mundo y econom√≠as colapsando, el decir “algo bueno de todo esto es que…” suena tan despistado y tonto como decir “lo positivo de la guerra fue que…”. Y sin embargo, justamente el poder valorar esas cosas que son positivas es posiblemente lo que m√°s necesitamos.

No quiero hablar del futuro del trabajo post-covid, para eso mejor los remito a esta cadena de Twitter que tiene un s√ļper buen an√°lisis, basado en entrevistas a cientos de empresas, de lo que se puede esperar. Yo m√°s bien quiero comentar algunos cambios personales que he logrado hacer, creo que para bien, ahora que no pierdo tres horas diarias de mi vida en el tr√°fico de la ciudad y que tengo un espacio fijo para trabajar.

Una de las primeras cosas ha sido el poder retomar un blog. Yo empec√© con esto de los blogs muy temprano, cuando reci√©n se pon√≠an de moda, e incluso llegu√© a tener el dudoso honor de ser uno de los m√°s le√≠dos en pa√≠s… pero luego no pude mantener el compromiso de mantenerlo al d√≠a. Esta nueva versi√≥n no tiene para nada la misma frecuencia, pero tiene algo s√ļper valioso: Me obliga a articular ideas. Y es que luego de estar malacostumbrado al micro-blogging de las redes sociales por a√Īos, esto de tener que pensar en p√°rrafos y arcos es refrescante.

Al mismo tiempo, ya como consumidor, he regresado a los RSS Feeds para mis noticias. Al igual que lo anterior, este método me obliga a consumir las cosas no como pastillas, sino masticando y digiriendo. Feedly tiene ahora todos los temas que me interesan y me puedo tomar el tiempo de leer un buen artículo con calma y no solo ver el título compartido en alguna red.

Y por supuesto, lo de arriba va de la mano con el ya no tener muchas de las redes. La √ļnica popular que mantengo es Twitter, pero me he dado el trabajo de dedicarle un par de horas a un proceso de curaci√≥n de a quienes seguir, por lo que mi timeline hoy es totalmente diferente al anterior y, creo yo, mucho m√°s √ļtil y sin informaci√≥n falsa o poco interesante. Ya no soy v√≠ctima del dooomscrolling, no solo porque mis fuentes son mejores, sino porque en verdad dejo Twitter r√°pidamente para dedicarle m√°s tiempo a los formatos de largo alcance.

En este punto de las redes sociales, les dejo este artículo que resume muy bien muchas de las mejoras que yo he experimentado al dejarlas: Towards a slower internet. Antes de repetirlas yo, mejor vayan a la fuente.

He empezado a leer libros nuevamente, es decir, en buen n√ļmero. Me puse una meta de 18 libros para este a√Īo pero creo que la voy a superar sin problemas. Tengo una larga lista de libros pendientes y estoy avanzando a un buen ritmo. Y estoy sorprendido por la calidad de las obras que han salido en a√Īos recientes en ciencia ficci√≥n y fantas√≠a, que no tienen nada que envidiarle a los grandes cl√°sicos.

Por √ļltimo, he regresado a tomar notas con l√°piz y papel… bueno, con markers y journals. Siguiendo los tips de Tac Anderson en su Notebook Hacking, ahora estoy re-descubriendo el placer de tomar notas a mano y es incre√≠ble como mejora la productividad y la retenci√≥n de las cosas. Creo que soy de los √ļltimos en darse cuenta de esto, pero si de casualidad no lo han probado a√ļn, se los recomiendo.

Una historia de privilegio

Hace unas semanas me encontraba contando una historia, que debo haber contado decenas de veces en mi vida, a un grupo de estudiantes universitarios de Uruguay que debían decidir en qué trabajar. La historia siempre la usé para ilustrar cómo uno puede encontrar su trabajo ideal sin pensarlo, que a veces puede ser diferente a lo que uno ha estudiado, y que la suerte normalmente tambien juega un papel.

Pero esta vez, luego de 20 a√Īos de contarla, me hicieron una pregunta que no supe responder.

La historia va así, es resumen:

Yo hab√≠a estudiado Ingenier√≠a Industrial, pero luego de hacer mis pr√°cticas pre-profesionales en el √°rea de tintorer√≠a de una empresa textil muy importante, andaba en crisis existencial pues sent√≠a que trabajar en planta no era para mi. En esas estaba cuando vi un anuncio de trabajo en una gran consultora, que me pareci√≥ interesante, por lo que fui con mi Curriculum Vitae al centro empresarial donde yo pensaba que esa empresa ten√≠a oficinas… pero me hab√≠a equivocado de lugar. Frustrado y ya con el tiempo justo para irme, vi que en la relaci√≥n de empresas en uno de los tantos edificios se pod√≠a leer “Hewlett-Packard”. Yo no ten√≠a idea que HP ten√≠a oficinas locales, pero era un empresa que siempre admir√©, por lo que pens√© algo como “bueno, ya tengo el CV en la mano y ya estoy aqu√≠” y decid√≠ dejarlo ah√≠.

Sub√≠ al piso 11 del edificio y en la recepci√≥n de HP habl√© con la persona que estaba ahi y le dije ¬®vengo a dejar mi CV¬®, a lo que ella respondi√≥ ¬®pero no estamos buscando a nadie”. Yo simplemente dije ¬®no hay problema, lo dejo de todos modos, por si acaso” y me fui. Sin yo saberlo, una persona hab√≠a renunciado ese d√≠a y quien ser√≠a mi jefe pas√≥ por recepci√≥n y vio el CV en la bandeja. Le dio una ojeada y decidi√≥ llamarme. ¬ŅPor qu√©? Porque ten√≠a experiencia en la tintorer√≠a de una textil y la posici√≥n requer√≠a conocer conceptos de teor√≠a del color para las impresoras de gran formato. Y fue as√≠ como termin√© trabajando en HP por m√°s de 11 a√Īos y pude hacer una carrera en la industria de la tecnolog√≠a.

Gran historia, 100% real, la actitud, la suerte y las coincidencias de la vida… Estar en el lugar correcto en el momento correcto y todo eso. Lecci√≥n de vida. Pero ese d√≠a una de las estudiantes me hizo la pregunta, entre bromas, “¬ŅY c√≥mo te dejaron pasar si no trabajabas ahi?”. Y yo no ten√≠a una buena respuesta, en verdad no me acordaba. Es cierto que en esa √©poca (a√Īo 1999 y antes de que nos volvamos todos paranoicos de la seguridad por 9/11) no exist√≠an esos carruseles de seguridad donde uno debe poner su tarjeta en el lobby de los edificios, pero si exist√≠an dos personas de seguridad cuyo trabajo era asegurarse de registrar los datos de cualquier persona ajena al edificio y confirmar que tuviera una reuni√≥n o una raz√≥n v√°lida para subir a cualquier piso. Muchas veces yo recib√≠ llamadas para autorizar esos accesos. Por lo que la duda era v√°lida, ¬Ņc√≥mo fue que pude entrar?

Y r√°pidamente llegu√© a la conclusi√≥n de que la √ļnica explicaci√≥n era que yo entr√© del lobby al ascensor sin problemas por ser un hombre blanco usando terno, de manera que las personas de seguridad no pensaron o no se atrevieron a siquiera preguntarme qui√©n era y qu√© hac√≠a ah√≠. En ese momento, el descubrimiento me golpe√≥ directamente. Si yo hubiera estado vestido de otra manera o si tuviera otro color de piel, mi gran historia habr√≠a terminado en el lobby de la Torre 5 del Centro Empresarial cuando las personas de seguridad me invitaran a por favor retirarme.

Han pasado m√°s de 20 a√Īos de ese momento y es lo que me ha tomado, como supongo que es normal cuando uno existe toda su vida en una situaci√≥n de privilegio sin notarlo, darme cuenta que mi historia no es trasladable a muchos otros. Cuando uno cae en la cuenta de estas cosas, lo primero que sucede es que comienza a preguntarse: De todas las cosas buenas que me han pasado, si reemplazamos “hombre” o “blanco” por otra combinaci√≥n de factores ¬Ņhabr√≠a llegado al mismo resultado? En muchas ocasiones la respuesta estoy seguro que es “s√≠”, pero en varias otras… creo que no.

No queda m√°s que agradecer a la joven estudiante que me hizo esa pregunta, por lograr hacerme reflexionar sobre muchas cosas, y pensar ahora de qu√© manera puedo ayudar siendo aliado de aquellas otras muchas personas que est√°n en situaciones diferentes. Algo bueno de que hayan pasado ya m√°s de 20 a√Īos desde esos primeros trabajos, es que ahora estoy en la capacidad de hacerlo.

Cuando el conocimiento une dispares

En la cosmolog√≠a de Krynn, parte del mundo de fantas√≠a llamado Dragonlance y creado para “Dungeons & Dragons” por Weiss y Hickman, exist√≠an tres Grandes Ordenes de Magia. Estas se distingu√≠an no s√≥lo por sus t√ļnicas de colores sino por sus valores y forma de conducta que, sobre-simplificadas por ser un libro para ni√Īos, b√°sicamente los marca como os buenos, los malos y los neutrales. Por supuesto que si hechiceros de √≥rdenes distintas se encontraban en alg√ļn lugar del planeta, eran enemigos a muerte.

Sin embargo, por más diferencias que tengan sobre si era buena idea ayudar a un campesino en apuros o desintegrarlo para que no fastidie, todos se consideraban hermanos en la magia, o El Arte, como lo llamaban. Y es así que existían cinco torres, The Towers of High Sorcery, donde miembros de las tres órdenes si trabajaban juntos buscado aumentar el conocimiento mágico y dejando momentáneamente de lado sus diferencias. Nada de hostilidades cuando algo tan importante estaba en juego.

Once upon a time

Leyendo nuevamente a Bryson he notado que a veces en la historia han pasado cosas similares. Me refiero, por ejemplo, a la Royal Society of London, fundada en 1660 justo despu√©s de una Guerra Civil. ¬ŅLos miembros? Personas con creencias tan dispares que s√≥lo unos a√Īos atr√°s se hab√≠an estado matando unos a otros. Realistas y Reformistas. Anglicanos y Protestantes. Cualquiera que se tome en serio la historia puede comprender lo enormemente opuestas que eran estas formas de pensar. Y sin embargo, ah√≠ se juntaron para buscar hacer ciencia, grandes genios y personalidades.

Tenemos a Sir Christopher Wren, el arquitecto que casi casi reconstruy√≥ Londres el solo. Vale decir que aprovech√≥ la reconstrucci√≥n para crear observatorios que no hubiera podido construir de otra forma. Estaba Robert Boyle, el fundador de la qu√≠mica moderna. Robert Hooke, quien le puso nombre a las c√©lulas, estudi√≥ f√≥siles por primera vez, descubri√≥ la mancha roja de J√ļpiter y la rotaci√≥n de Marte. Para colmo ayud√≥ a Newton con la teor√≠a de la gravedad y estuvo a un pelo de descubrir el ox√≠geno. Y bueno, Newton tambi√©n estaba ah√≠, y que m√°s se puede decir de la persona que descubri√≥ la mitad de la f√≠sica moderna (la otra mitad vino luego con Einstein). Tenemos a Sir William Petty, de la teor√≠a del valor y otras ideas en econom√≠a. John Wilkins, astr√≥nomo y cript√≥grafo. Thomas Willis, considerado el padre de la neurolog√≠a. Y la verdad s√≥lo estoy mencionando a lo m√°s notables porque la lista es enorme.

Incluso Edmond Halley, si bien no era miembro oficial, nunca se perd√≠a una de las reuniones. Dicho sea de paso, Halley hizo muchas cosas pero no descubri√≥ el cometa, le pusieron su nombre mucho despu√©s. Lo que si hizo fue dise√Īar un mapa estelar, una campana sumergible y estudiar el magnetismo y la gravedad. De hecho fue √©l quien busc√≥ a su amigo Newton para que lo ayude con un par de cosas sobre eso de la gravedad y cuando lleg√≥ a su casa se enter√≥ que Sir Isaac ya hab√≠a descubierto todo hac√≠a tiempo, s√≥lo que no le parec√≠a importante publicarlo porque estaba muy ocupado qued√°ndose ciego (clav√°ndose agujas en los ojos) mientras comprobaba sus f√≥rmulas de √≥ptica. Edmond llev√≥ el libro de Newton a la Royal Society para que lo publiquen, pero le dijeron que no, gracias, porque ya se hab√≠an gastado todo su presupuesto en un tomo sobre la historia de los peces. As√≠ que el dinero para publicar el Philosophiae Naturalis Principia Mathematica sali√≥ de los bolsillos de Halley.

Por supuesto que estos personajes tambi√©n perd√≠an el tiempo investigando tonter√≠as, pero esbozaron las bases de la ciencia moderna. Ayudaron a desligar la pseudo-ciencia de la ciencia real: la astronom√≠a de la astrolog√≠a, la qu√≠mica de la alquimia, la f√≠sica de la magia. Es algo similar a lo que pasa hoy en d√≠a, donde temas como la ingenier√≠a gen√©tica, la exploraci√≥n del espacio o la nanotecnolog√≠a se enfrentan al mismo problema de ser bombardeadas por una fuerte mezcla de misticismo o tratadas como temas tab√ļ.

En el √°mbito personal he podido apreciar este efecto Tower of High Sorcery cuando, por ejemplo, personas de todas las edades y con historias completamente heterog√©neas podemos pasar un d√≠a juntos y divertidos en una Retro Party por el s√≥lo hecho de compartir una historia en las √©pocas de las computadoras de 8-bit (Commodore FTW!). O cuando me re√ļno en un club de lectura y veo como diferencias pol√≠ticas y personales desaparecen mientras discutimos las obras de Le Guin. Quien sabe, tal vez las ra√≠ces de un nuevo Fellowship se encuentran ah√≠.

Ser un gateway

En el mundo del networking, un gateway es un dispositivo que sirve de interfaz entre redes que usan diferentes protocolos de comunicación, una especie de traductor simultáneo. Si no fuera por ellos, sería imposible la Internet como la conocemos.

Coffee Pots

Pues bien, en toda empresa existen grupos, tribus diferentes que hablan idiomas distintos. Los de ventas y los de soporte. Los de contabilidad y los de marketing.

A veces hasta parece que tuvieran metas opuestas. Unos quieren tener el almac√©n de repuestos m√°s grande posible para solucionar la mayor√≠a de casos en poco tiempo, los otros quieren tener el almac√©n m√°s peque√Īo posible para ahorrar costos. Unos quieren que los procesos sean √°giles y no se pierda tiempo, los otros quieren que los procesos sean lentos y seguros para no cometer errores que puedan comprometer a la empresa legal o econ√≥micamente. Unos quieren el producto m√°s vendible y los otros el m√°s eficiente.

Más que un problema, esto yo lo veo como una oportunidad, pues si se logra encontrar ese punto de intersección entre las dos tribus es ahí donde se puede agregar mucho valor. Un gateway humano que habla los dos idiomas y comparte un poco de ambos puntos de vista.

A m√≠ siempre me ha gustado ser un gateway. Empec√© en la industria trabajando en pre-venta, sirviendo de interfaz entre los aspectos t√©cnicos de los productos y los clientes que buscaban solucionar alg√ļn problema. Mi misi√≥n consist√≠a en tomar las marcianadas, estudiarlas y volverlas digeribles; encontrar c√≥mo una especificaci√≥n t√©cnica se convert√≠a en un beneficio para el negocio. Fui el gateway entre los clientes que contrataban servicios y los engranes de la m√°quina. Ellos hac√≠an un pedido, yo deb√≠a traducirlo internamente e impulsar los procesos necesarios para que se logre. Hoy han pasado muchos a√Īos y en el fondo sigo usando los mismos skills.

Hablar el idioma de tu audiencia es algo muy importante. Carl Sagan no era el astrof√≠sico m√°s inteligente de su √©poca, pero era el √ļnico que pod√≠a conectarse de manera efectiva con la gente com√ļn. El Dr. Watson merece m√°s cr√©dito que el que normalmente recibe, pues un junkie antisocial como Sherlock Holmes, con cero conocimientos de pol√≠tica, literatura o filosof√≠a, no la hubiera hecho s√≥lo. C3PO puede ser el payaso de la saga original de Star Wars, pero sin su dominio de m√°s de siete millones de formas de comunicaci√≥n los h√©roes no habr√≠an llegado a ning√ļn lado.

Como dijo Robert Heinlein, uno de mis autores favoritos: El ser humano debe ser capaz de cambiar pa√Īales, planear una invasi√≥n, sacrificar un cerdo, gobernar un barco, dise√Īar un edificio, escribir un soneto, reducir una fractura, consolar a los moribundos, recibir √≥rdenes, dar √≥rdenes, resolver ecuaciones, abonar la tierra con esti√©rcol, programar una computadora, cocinar una comida sabrosa, combatir con eficacia, morir con gallard√≠a. La especializaci√≥n es para los insectos.

Activity Monitor

La primera vez que escuch√© a Andy Puddicombe fue en una charla de TED hace a√Īos. Me pareci√≥ muy interesante en ese momento pero, como simpre pasa cuando nos abruma el d√≠a a d√≠a, pronto olvid√© de todo su mensaje.

Lo volv√≠ a descubrir a inicios de la pandemia global cuando Bill Gates recomendaba su libro como parte de su selecci√≥n anual de lecturas. Yo justo hab√≠a instalado el app Headspace en mi celular, pensando en que podr√≠a ser √ļtil durante el aislamiento social, sin saber que era suya, luego de llevar un curso online sobre la filosof√≠a budista.

Leí su libro, me pareció espectacular, y ahora escucho su podcast todos los días. Creo que Andy explica muy bien el valor de la meditación así como la mejor manera de empezar a practicarla. Para mí, como geek, la forma de visualizar su método toma un matiz diferente.

Two Colors

Meditar para mí es como activar el Task Manager de Windows (o Activity Monitor si usan Mac). La idea es abstraerse de los pensamientos o procesos del cerebro y observarlos desde la distancia. Es increíble notar como algunos están consumiendo todos los recursos… y luego ver como van apagándose y el ventilador del CPU empieza a bajar la velocidad hasta que puede dejar de soplar aire. Retomar el control y llegar a un estado de funcionamiento ideal.

Si a√ļn no han probado la metitaci√≥n y el mindfulness, denle una oportunidad a Headspace.