En la película Dark Knight de Nolan, Lucius Fox le muestra a Bruce Wayne la tecnología que ha desarrollado para convertir todos los celulares de Ciudad Gótica en micrófonos espía, efectivamente escuchando todo lo que sucede en tiempo real para darle a Batman una ventaja. En la vida real no tenemos a un Lucius Fox, pero sí tenemos empresas que cuentan con la masa crítica necesaria de dispositivos distribuídos por el mundo para hacer cosas interesantes.

Hace un par de semanas Apple anunció sus AirTags y, a diferencia de otros rastreadores con GPS, la forma en que funcionan es aprovechando la red de dispositivos Apple como beacons. Es decir, existen tantos iPhones y iPads en el mundo que Apple puede usarlos para triangular la posición de sus tags. Unos meses atrás Amazon anunció Sidewalk, una red que usa los dispositivos Echo para transmitir información de manera independiente y segura, algo que también es solo posible por la ubicuidad de estos aparatos.

¿Qué otras empresas están en capacidad de contar con una cobertura tan masiva de dispositivos de última milla como para poder ofrecer servicios que aprovechen ese network? Google sin duda. Pero ¿los proveedores de dispositivos IoT? Qué tal una marca de automóviles. ¿Podrían todos los VolksWagen de una ciudad conversar entre ellos y de esa manera ofrecer servicios a sus propietarios? ¿O las bicicletas? ¿Qué tal las máquinas expendedoras de gaseosas?

Muy buena idea Lucius Fox, vamos a ver quién la hace realidad mejor.